Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Literatura’

Dibujo y/o escritura

Por Escribiente

Cuando un aficionado al cómic lee una crítica negativa sobre el medio, especialmente si viene dirigida por un escritor, la avalancha de contestaciones no suele tardar. Ejemplo de ello son las recibidas y recogidas en páginas especializadas por Vicente Molina-Foix y por Enrique Vila-Matas cuando estos hablaron del tebeo en estos términos:

“Proliferan los cursos, semanas, exposiciones en los museos y simposios también dedicados al cómic, y todo coronado por la disparatada instauración hace más de un año del premio Nacional de Cómic, con el que nuestro Ministerio de Cultura enaltece al dibujante de monigotes con la misma dignidad (y el mismo dinero) que otorga al mejor novelista, poeta o ensayista del año”. Seguir leyendo en La Carcel de Papel Vicente Molina-Foix

“A los que dicen pasar de Dickens y Proust quiero advertirles que, como la escritura es una carrera de fondo, a la larga pueden quedarse sin una bombilla en su cerebro literario y convertirse en dibujante de cómics, pero no en escritores”. Seguir leyendo en Trazo, línea, mancha Enrique Vila-Matas

Para compensar traslado aquí un fragmento extraído de “Ventanas de Manhattan”, de Antonio Muñoz Molina en el que compara dibujo y escritura:

“El dibujo es una tentativa de escritura visual e instantánea: la escritura, una forma decadente del dibujo, porque al fin y al cabo nació de él, y las letras del alfabeto todavía contienen rastros de ese origen, son formas estilizadas de cabezas de animales o de ojos.”

¿Por qué tener que elegir cuando se puede disfrutar con las dos? También aburrirse…

Read Full Post »

Por Escribiente

Dice Javier Gomá que en las entrevistas en las que le preguntan sobre el libro lo normal es que lo relacionen con los políticos y con algunos casos concretos de corrupción. En la contraportada del libro se expone el verdadero alcance del concepto de ejemplaridad pública aunque también haga hincapié en la clase política (cosas del marketing). En el ensayo Javier Gomá nos hace un recorrido por los conceptos relacionados con la ejemplaridad, la libertad, la igualdad y la democracia y sitúa a la vulgaridad como una consecuencia del progreso de la civilización occidental, defendiéndola (uno de los capítulos se titula “La vulgaridad: un respeto) pero situándola no como meta sino como punto de partida hacia un nuevo estado en el que la ejemplaridad pública debe desarrollar un papel importante en el progreso moral.

Invito a una detenida lectura (la necesita) del libro porque podremos descubrir, entre otras cosas, lo que el autor entiende por “experiencia”:

(…) tiene experiencia de la vida quien desarrolla un genuino arte para administrar sus esperanzas mientras envejece manteniéndolas en su punto justo de estabilidad, sin ceder a la presunción ni a la desesperación, y ajustando sus expectativas a los límites dados. Concebimos un prometedor ideal y lo imitamos con la esperanza de asemejarnos a él, pero con el tiempo experimentamos los límites de la vida y constatamos una desemejanza aún mayor que nos distancia. (…) la vida certifica, en la biografía de cada uno, la victoria final de la limitación sobre la imitación y de la experiencia sobre la esperanza, y entonces la promesa que nos alentaba al principio da paso a una nostalgia fundamental y constitutiva en el hombre.

El por qué de tanta elaboración de nuevas leyes:

La proliferación de leyes y la hiperregulación que caracterizan el mundo moderno obedecen si duda a la creciente complejidad de las sociedades contemporáneas y a la burocratización general del mundo de la vida. Pero son hechos que también admiten ser interpretados como una señal de la preocupante ausencia actual en las instituciones de la política de hombres ejemplares, también ellos subjetividades libres y autónomas. La inmoralidad de los gobernantes difunde un ejemplo negativo que luego ellos mismos se ocupan de reprimir mediante leyes más severas y restrictivas de las libertades.

Y también, si se me permite la broma, profundiza en lo que Stan Lee quería decir cuando Peter Parker (Spiderman) descubre que podía haber evitado la muerte de su tío Ben y no lo hizo, es decir,  desarrolla la famosa frase “Un gran poder…supone una gran responsabilidad”:

 

Un mayor poder y una mayor influencia determinan una especial responsabilidad concurrente en ellos, si bien hay que insistir en que no es una responsabilidad de una naturaleza nueva sino la misma que incumbe a todo yo al cuidado de su ejemplo aunque en grado eminente.

Read Full Post »

Por Escribiente

Carmen Sotillo, Menchu, acaba de perder a su marido, Mario, y vela su cadáver a lo largo de la noche. Algunos párrafos subrayados en una Biblia que Mario tiene en la mesilla desatan en Menchu una oleada de recuerdos y un denso y desordenado monólogo en el que pasa revista a la vida en común, con todo cuanto de comprensión e incomprensión ha habido entre ellos. La mentalidad burguesa y acomodaticia de Menchu contrasta con el espíritu liberal, inconformista y comprometido de Mario, que su esposa no deja de censurar a lo largo del monólogo.

De hecho, y según confesión del propio Delibes, la fórmula de monólogo interior adoptada por el novelista, respondió a exigencias de la censura reinante en la época, pues de haber presentado a Mario vivo, defendiendo la tesis que su viuda le echa en cara, la novela no hubiera obtenido el beneplácito de los censores.

Vía “El Norte de Castilla

Especial sobre Miguel Delibes en “El País”

Read Full Post »

Por Escribiente

Actualización del tradicional cuento de Caperucita Roja utilizando los medios y estética habituales de la red realizada por Tomas Nilsson:

Visto en Mi Microcosmos

Read Full Post »

Por Escribiente

  

Más páginas de “El extraño caso del Doctor Jekyll y Mister Hyde

Más páginas de “El perseguidor

Read Full Post »

el hombre inquietoCon este libro Henning Mankell retoma, quizás por última vez, las aventuras del ya famoso detective sueco Kurt Wallander que lleva ya con nosotros once novelas de gran exito a nivel internacional.

SINOPSIS

La vida del inspector Kurt Wallander ha cambiado ligeramente: no sólo ha hecho realidad su sueño de tener una casa en el campo, sino que, además, su hija Linda lo ha convertido en abuelo. Sin embargo, su tranquilidad se ve perturbada poco después, un día de invierno de 2008, cuando el suegro de Linda, un oficial de alto rango de la Marina sueca llamado Håkan von Enke, desaparece en un bosque cerca de Estocolmo. Aunque la investigación la dirige la policía de Estocolmo, Wallander no puede evitar implicarse, sobre todo cuando una segunda persona desaparece en misteriosas circunstancias. Algunas pistas apuntan a grupos de extrema derecha en el seno de la Marina sueca y a la época de la Guerra Fría, en particular a la década de los ochenta, cuando varios submarinos soviéticos fueron acusados de violar territorio sueco. Wallander comprende que está a punto de desvelar un gran secreto cuyo alcance abarcaría toda la historia de Suecia tras la segunda guerra mundial. Pero una nube aún más negra asoma por el horizonte.

Leer aquí un fragmento de la obra

Read Full Post »

Por Escribiente

Discurso de Javier Marías durante la ceremonia de la entrega del premio Rómulo Gallegos en 1995

(…) “El filósofo rumano Cioran, muerto recientemente, explicaba que no leía novelas por eso mismo; habiendo ocurrido tanto en el mundo, cómo podía interesarse por cosas que ni siquiera habían acontecido; prefería las memorias, las autobiografiías, los diarios, la correspondencia y los libros de historia.

Si lo pensamos dos veces, tal vez a Cioran no le faltara razón y tal vez sea inexplicable que personas adultas y más o menos competentes estén dispuestas a sumergirse en una narración que desde el primer momento se les advierte que es inventada. Todavía es más raro si tenemos en cuenta que nuestros libros actuales llevan en la cubierta, bien visible, el nombre del autor, a menudo su foto y una nota bibliográfica en la solapa, a veces una dedicatoria o una cita, y sabemos que todo eso es aún de ese autor y no del narrador. A partir de una página determinada, como si con ella se levantara el telón de un tesoro, fingimos olvidar toda esa información y nos disponemos a atender a otra voz -sea en primera o tercera persona- que sin embargo sabemos que es la de ese escritor impostada o disfrazada. ¿Qué nos da esa capacidad de fingimiento? ¿Por qué seguimos leyendo novelas y apreciándolas y tomándolas en serio y hasta premiándolas, en un mundo cada vez menos ingenuo?.

Leer el discurso completo

Read Full Post »

Older Posts »