Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Segunda Guerra Mundial’

Por Bibliotecario

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Por Bibliotecario

En las crónicas sobre la criptología de la Segunda Guerra Mundial, las hazañas de los aliados forman la parte del león. A lo largo de decenas de libros e incontables artículos y conferencias (por no hablar de este vuestro Boletín) se han narrado los éxitos de polacos, ingleses y norteamericanos en el descifrado de mensajes alemanes. Cierto es que tan sólo la ruptura de Enigma supuso una ventaja equivalente a la de ejércitos enteros, pero ¿qué pasa con los logros criptoanalíticos del Eje? Existieron, ciertamente, y lograron algunas ventajas notables para Hitler.

Sin embargo, existe todavía una escasez de noticias al respecto. Algunos han llegado a creer que la mentalidad alemana esa incapaz de asimilar que una cifra supuestamente perfecta pudiera ser rota. Otros apuntan a rivalidades entre los departamentos responsables del Tercer Reich. O, sencillamente, puede ser que la historia alemana esté aún esperando ser contada y que más de una sorpresa duerman todavía en los archivos. En tanto que eso ocurra, vamos a recordar un hecho de armas que favoreció a los alemanes. Más concretamente, a uno de los generales más famosos y brillantes del ejército aleman: Erwin Rommel. La narración que sigue se basa en el libro Codebreakers y algunas fuentes menores.

Nos encontramos en el otoño de 1941. Los ejércitos alemanes avanzan por Rusia y el Norte de África, amenazando con redondear su serie de victorias y convertir Europa y el Mediterráneo en territorios alemanes. En aquellos momentos, la ofensiva británica había expulsado a Rommel de Libia y éste se encontraba a la defensiva. Sin embargo, contaba con una fuente de primer orden que le ayudaría en la contraofensiva que estaba preparando. Esta fuente era de origen americano, y no era resultado de una traición o un soborno. La “fuente” hacía su trabajo de forma honrada, sin saber que con ello estaba ayudando al comandante del Afrika Korps.

El nombre de la fuente es Bonner Frank Fellers, y era coronel del ejército norteamericano. En aquella época estaba destinado en El Cairo como agregado militar, con la misión evidente de verlo todo, anotarlo todo e informar de todo. Aunque entonces Estados Unidos todavía no había entrado en guerra, los británicos le introducían en sus círculos íntimos y le revelaban sus secretos, quizá con la esperanza de que el Tío Sam les proporcionase más material bélico y ayuda económica. Fellers disponía de información de primera mano, material que hubiera supuesto una gran ventaja a los alemanes. (más…)

Read Full Post »

Por Bibliotecario

HolocaustoResulta sorprendente lo lejos que nos puede llevar una pesadilla.

Read Full Post »

Por Bibliotecario

Dia D Robert Cappa

El 6 de Junio de 1944 el famoso fotógrafo Robert Cappa estuvo presente en el desembarco de la playa de Omaha. Quería obtener, como siempre, información de primera mano y estaba decidido a hacerlo. Iba pertrechado como un soldado más, sólo que en vez de fusil llevaba su cámara. Siempre decía que “si tu foto no es buena, es que no estabas lo suficientemente cerca”.

“Desembarqué junto a una compañía de rifles del 16º Regimiento de la 1ª División de Infantería. Sabía que arriesgaba mi vida […] Las balas literalmente horadaban el agua, por todos lados. A pesar de ello hice las fotos. Busqué la protección de un tanque quemado en la orilla, nadando junto a multitud de cuerpos flotantes […] Tan pronto como alcanzamos la playa comenzó el fuego pesado de morteros. Todo mi cuerpo empezó a temblar de una forma incontrolable. Intenté recargar la cámara pero fue imposible, no podía. Sin pensarlo siquiera, di media vuelta y corrí hacia una barcaza. No podía pensar […] Nada más alcanzarla sentí una explosión muy fuerte, y vi al conductor llorando. La explosión había destrozado a su ayudante, y su cuerpo estaba por todos sitios, especialmente encima suyo. Inmediatamente me giré y tomé la última fotografía. En total fueron 106”.

Read Full Post »