Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10/03/09

arbol3

DESCARGAR EN PDF EL Nº 7 DE LAS HOJAS DEL ÁRBOL DE LA POESÍA

Read Full Post »

” De la puerta del ala derecha empezaron a llegar voces anunciando que ya no quedaba sitio, que todas las salas estaban llenas, hubo incluso ciegos que fueron empujados de nuevo hacia el zaguán, exactamente en el momento en que, deshecho el tapón humano que hasta entonces atrancaba la entrada principal, los ciegos que todavía estaban fuera, que eran muchos, empezaban a avanzar acogiéndose al techo bajo el cual, a salvo de las amenazas de los soldados, irían a vivir.
El resultado de estos dos desplazamientos, prácticamente simultáneos, fue que se trabó de nuevo la pelea a la entrada del ala izquierda, otra vez golpes, de nuevo gritos, y, como si esto fuese poco, unos cuantos ciegos despistados, que habían encontrado y forzado la puerta del zaguán que daba acceso directo al cercado interior, empezaron a gritar que allí había muertos. Imagínese el pavor.
Retrocedieron éstos como pudieron, Ahí hay muertos, hay muertos, repetían, como si los llamados a morir de inmediato fuesen ellos, en un segundo el zaguán volvió a ser un remolino furioso como en los peores momentos, después la masa humana se fue desviando en un impulso súbito y desesperado hacia el ala izquierda, llevándose todo por delante, rota ya la línea de defensa de los contagiados, muchos que ya habían dejado de serlo, otros que, corriendo como locos, intentaban escapar de la negra fatalidad.
Corrían en vano. Uno tras otro se fueron todos quedando ciegos, con los ojos de repente ahogados en la hedionda marea blanca que inundaba los corredores, las salas, el espacio entero. Fuera, en el zaguán, en el cercado, se arrastraban los ciegos desamparados, doloridos por los golpes unos, pisoteados otros, eran sobre todo los ancianos, las mujeres y los niños de siempre, seres en general aún o ya con pocas defensas, milagro que no resultaran de este trance muchos más muertos por enterrar. “

Read Full Post »

retrshakEl único retrato de William Shakespeare realizado en vida –que se conozca– ha sido mostrado hoy en Londres tras permanecer durante siglos oculto entre los cuadros que posee la familia Cobbe. Alec, uno de los miembros de la familia, llegó a la conclusión de que en su colección había una obra que podía representar al famoso dramaturgo inglés cuando, en 2006, visitó una exposición sobre Shakespeare en la Galería Nacional de Retratos de Londres. Una de esas obras, el retrato Chandos –actualmente en la biblioteca Folger–, representaba a un personaje cuya identidad, según los propios organizadores y especialistas, no estaba totalmente probada y no existía la certeza de que fuera un retrato hecho en vida a Shakespeare. El descubrimiento de este nuevo retrato, que podría ser el único realizado en vida al dramaturgo inglés, pretende cerrar, al menos de momento, el debate sobre su imagen real.

Autenticidad comprobada

El profesor Stanley Wells, antiguo director del Instituto Shakespeare, ha asegurado “estar convencido” de que la obra es el único retrato que se le hizo al autor inglés en vida y que el resto de los conocidos hasta el momento son únicamente copias por el resultado de las pruebas científicas a las que ha sido sometido el cuadro y que en su opinión restan importancia a los otros tres conocidos hasta el momento.

Por ejemplo, el cuadro de los Cobbe pasó por un examen con rayos X, otro con infrarrojos y un tercero centrado en la antigüedad de la madera utilizada por el retratista para conocer la fecha en que fue pintado. De esta forma se conoce que el retrato fue realizado en 1610, cuando el genial escritor inglés tenía 46 años, sólo seis antes de su muerte. Aparece representado un Shakespeare con perilla, sin el pendiente en la oreja izquierda que lleva en otros retratos y con una larga nariz sobre un fondo azul.

Del autor que realizó la obra no se conoce nada por el momento pero el conservador de la Colección Cobbe, Mark Broch, explicó que es posible “que el pintor pusiera su nombre en el marco y éste haya desaparecido”. Además de esta pieza, existen dos retratos de Shakespeare en las colecciones privadas de Folger y FitzGerald, mientras que un tercero conocido como el de Ellenborough fue perdido en el año 1947.

Autor: www.hoyesarte.com

Read Full Post »