Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/12/08

Por Bibliotecario

Presidir una multinacional que da empleo a miles de trabajadores, tener acceso a análisis de mercado que analizan los gustos de los consumidores y conocer el sector en el que se mueven no ha librado a algunos presidentes de grandes compañías de meter la pata hasta el fondo con predicciones sobre el futuro del mundillo al que se dedican que el tiempo ha demostrado absurdas.

Desde Bill Gates en 1981 con aquello de que “ningún ordenador necesitará nunca más de 640 KB de memoria” hasta Alan Sugar, presidente de Amstrand, que en 2005 dijo que “en las próximas navidades el iPod será historia”, han sido muchos los que han dejate patente que lo suyo no es la futurología.

Aquí tenéis una pequeña recopilación de los peores vaticinios que han hecho:

  • Bill Gates, fundador de Microsoft (2004): “Acabaremos con el spam en 2 años”
  • Alex Lewyt, presidente de Lewyt Corp (1950): “La limpieza del hogar se realizará con aspiradoras nucleares”
  • Thomas Watson, presidente de IBM (1943): “Creo que existe un mercado mundial para tal vez… cinco computadoras”
  • Ken Olsen, presidente y fundador de Digital Equipment Corp (1977): “Los ordenadores no están hechos para ser utilizados en casa”
  • Bill Gates, fundador de Microsoft (1995): “En nuestro software no hay ni habrá fallos realmente importantes tal que un número considerable de usuarios quiera que se arreglen”
  • William Preece, ingeniero en jefe del Post Office (1878): “El Reino Unido no necesita teléfonos”
  • Arthur Summefield, presidente ejecutivo del United States Postal Service (1959): “Las cartas serán entregadas con cohetes”
  • Alan Sugar, presidente de Amstrad (2005): “En las próximas navidades el iPod estará muerto, acabado, kaput”
  • Lord Kevlin, presidente de la Royal Society (1883): “Los rayos X son una farsa”
  • Darryl Zanuck, productor de cine de la 20th Century Fox (1946): “La televisión no durará mucho”
  • Lord Kelvin, presidente de la Royal Society (1895): “Las máquinas volantes más pesadas que el aire son imposibles”
  • Bill Gates, fundador de Microsoft (1981): “Ningún ordenador necesitará jamás más de 640 KB de memoria”

Basado en:
· How Sir Alan Sugar got it wrong 174million times… and the web’s other worst predictions
· Famously Wrong Predictions

Fuente: www.abadiadigital.com

Anuncios

Read Full Post »

Pintarse un Pollock

Por Escribiente

 

pollock-pintando

Saca ese Pollock que llevas dentro pinchando en la foto. Ya sé que no sirve para nada, pero en esto no se diferencia de otras muchas cosas.

Read Full Post »

“Fueye”, de Jorge González

Por Escribiente

fueye_portada

De las compras en el pasado Expocomic de Madrid quiero destacar Fueye, del argentino Jorge Gonzalez, del que ya se habló por aquí en otra ocasión. Una obra ambiciosa, muy bien resuelta que reseñó en su día Alvaro Pons en La Carcel de Papel. Un post escrito desde la admiración a este libro y de donde procede el siguiente extracto:

“Fueye es un libro de lecturas múltiples, que se esconde tras el disfraz de una historia de inmigrantes que llegan a Argentina en busca de fortuna en 1916. Horacio será el eje de la narración, encontrándolo en tres momentos de su vida. De niño descubriremos su pasión por el piano y la tutela que sobre él ejerce El Gordo, bandoneonista que ejerce como músico de tango, acompañando las fiestas de ricos, políticos y mafiosos en los burdeles de Buenos Aires. Años después lo descubriremos como brillante pianista, famoso y respetado, que convive con su pasión nocturna por tocar tangos en las mismas plazas que El Gordo le enseñara. Y por fin, lo encontraremos ya adulto, cuando todos sus sueños han sido cambiados por un status social. Tras leer las tres historias, la tentación te obliga a hablar de emigración y nostalgia, sin embargo, creo que hay un nexo común entre las propuestas de González que sobrepasa ampliamente esa primera lectura: la pérdida de las ilusiones. En los tres momentos en los que encontramos a Horacio, debe realizar una dura elección, entre la ilusión y un pragmatismo inducido por el entorno social. De niño, de joven o de adulto, la ilusión toma formas diferentes, pero es siempre un objeto inalcanzable que da sentido a la vida. Ya sea un bandoneón, el éxito en América o el amor de una mujer, el ser humano necesita de esa ilusión como de un combustible que le impele a seguir adelante. Sin embargo, la sociedad se empeña en engullir a sus miembros en una alienación de perfecta uniformidad, donde no existen diferencias y la única ilusión es la que marca la versión oficial. La ilusión es una aberración, una perversión de la normalidad que debe ser eliminada rápidamente para dejar lugar al perfecto niño estudiante, al joven que se casa con chica bien y tiene un trabajo decente y al marido fiel y anodino que todos los días trabaja y lleva a casa el jornal, como Dios manda. (más…)

Read Full Post »