Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/09/08

Por Escribiente

Siguiendo un orden cronológico y dando por bueno lo escrito sobre el tema, la relación entre estos personajes empieza con un relato escrito por Hemingway titulado “The Killers” cuyas primeras lineas son estas:

La puerta del restaurante Henry se abrió y entraron dos hombres que se sentaron ante el mostrador.
-¿Qué les sirvo? -preguntó George
-No sé -contestó uno de ellos-. ¿Qué quieres comer, Al?
-No sé -dijo Al-. No sé lo que quiero comer.
Afuera aumentaba la oscuridad. Las luces de la calle se veían por la ventana. Los hombres leían el menú. Nick Adams los miraba desde el otro lado del mostrador. Cuando ellos entraron estaba hablando con George.

Edward Hopper se inspiró en este relato y en un diner (cafeterías que están abiertas toda la noche) de su barrio natal en Manhattan para pintar su cuadro más famoso: Nighthawks.

Lo empezó justó después del ataque en Pearl Harbor y preguntado por el significado del cuadro dijo que “inconscientemente, probablemente, estaba pintando la soledad de una gran ciudad”. Muchas han sido las interpretaciones del cuadro y mucho se ha escrito sobre la identidad de los personajes retratados, reconociendo algunos al propio Hopper y a su mujer como la pareja con la que habla el camarero.
Este cuadro, uno de los más conocidos del arte estadounidense, ha ejercido una gran influencia sobre otros artistas, siendo frecuentemente homenajeado y tomado como punto de inicio para crear otra obra, pasando de la pintura a otras disciplinas. Al igual que otras obras de arte, como La Gioconda de Leonardo da Vinci, ha trascendido este marco y han pasado a formar parte de la memoria colectiva, posiblemente por tener una interpretación abierta que provoca el debate, sin poderse afirmar que el misterio emana de la propia obra o bien ha sido generado por las interpretaciones e historias posteriores ajenas al autor.

Los homenajes (o copias, cada cual que lo defina como quiera), han sido utilizados por artistas de diferentes disciplinas como el teatro, la literatura, el comic, el cine, la música y, por supuesto, la pintura, teniendo siempre una cosa en común: un bar lleno de gente solitaria en una oscura calle de la que podría ser cualquier ciudad americana.

Referencias directas como en la película “Dinero caido del cielo” de Kem Adams en la que recreo Nighthawks como plató, y las de la película dirigida por Wim Wenders,  “The End of the Violence“. El siguiente video pertenece a la primera y a los 15 segundos aparecerá el cuadro de Hopper.

(más…)

Read Full Post »