Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27/05/08

Por Escribiente

“Un día soñé una utopía: encontrar un espacio donde pudieran descansar mis esculturas y que la gente caminara entre ellas como por un bosque”.

Eduardo Chillida    

Eduardo Chillida (1924-2002), tuvo este sueño y el Chillida Leku fue la realización del sueño. En un principio el caserío Zabalaga, situado a pocos kilómetros de San Sebastián, fue adquirido por el y su mujer, Pilar Belzunce, para almacenar y “dejar madurar” las esculturas de gran formato para después ser vendidas o exponerlas por todo el mundo. Pero con el paso del tiempo y tras la restauración del caserío, Chillida Leku se va convirtiendo en un conjunto escultórico con entidad propia por lo que Chillida decide no venderlas y dejar sus creaciones en el lugar que “descansaban”. Es así como se forma este espacio, transformado en museo en la actualidad, en el que conviven naturaleza y escultura como si siempre hubiese sido así, como si el arte naciese de la tierra. Un lugar en el que se puede disfrutar plenamente de las esculturas (pueden ser tocadas, meterte en ellas, subirte y colgarte de alguna de sus formas).

En el interior del caserío se encuentran los trabajos de menor tamaño, en alabastro, papel, madera y otros materiales, pudiéndose comprobar el viaje creativo realizado hasta llegar a sus grandes obras de acero y hormigón, dándoles así un mayor valor y contenido. También allí, en la sala de proyecciones, se puede ver la forma de trabajar el acero en los altos hornos para poder moldearlo y realizar las esculturas de gran tamaño, muchas de las cuales se encuentran repartidas por todo el mundo. Personalmente, uno sitio mágico en el que se puede sentir el arte.

Más en la página del Museo Chillida Leku en la que se puede hacer una visita virtual y conocer parte de las obras expuestas.

Fotografías: Panorámica de Mngyver. Escultura del Museo Chillida Leku.

Read Full Post »