Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28/02/08

Por Escribiente

Ice Heaven mini

Ampliar imagen

El secuestro del pequeño David Goldberg en el pueblecito de Ice Haven es la excusa argumental que usa Clowes para construir una magistral y compleja reflexión sobre el ser humano, sus motivaciones y la creación. Orquestada a través de multitud de personajes a los que vamos acercándonos de forma aislada, con pequeñas apariciones de apenas dos páginas en las que levemente accedemos a la realidad, Ice Haven va creándose sobre sí misma, a modo de puzzle que va definiendo la forma que esconde a medida que colocamos cada pieza, pero logrando que cada una de ellas mantenga su invidualidad. Una exquisitez de tantas capas como el lector quiera desgranar, en la que cada historia individual es un análisis cruel y certero de las verdaderas razones y miserias que mueven al ser humano, y que adquiere, pasmosamente una unidad final, en apariencia intrascendente.

Para el aficionado a la historieta, leer Ice Haven es todo un reto, un ejercicio monumental de análisis y estudio sobre las intrincadas y sutiles variedades narrativas que Clowes va incorporando a cada paso, a cada página. Pero además, para cualquier lector, es una de las lecturas más estimulantes que servidor pueda recordar en muchísimo tiempo, que permiten tantos niveles de lectura como nuevos acercamientos se hagan a la obra, desde la simple reconstrucción ficticia del famoso crimen de Leopold y Loeb hasta una de las más brillantes deconstrucciones del arte y la creación que haya leído. Sea cuál sea el nivel al que se acceda, el resultado es meritorio.
Una obra magistral para releer continuamente, que asienta a Clowes en el santoral de los mejores y más fundamentales autores de la historia del cómic.

Álvaro Pons en La Cárcel de Papel

Tengo mis dudas sobre la eficacia del método de Marshall McLuhan para decidir la compra o no de un libro pero le doy una oportunidad más con esta página 69 del comic Ice Haven, de Daniel Clowes.

Read Full Post »

“La biblioteca de Babel”, de Jorge Luis Borges

Por Bibliotecario

By this art you may contemplate the variation of the 23 letters…

The Anatomy of Melancholy, part. 2, sect, II, men. 1V

El universo (que otros llaman la Biblioteca) se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio, cercados por barandas bajísimas. Desde cualquier hexágono, se ven los pisos inferiores y superiores: interminablemente. La distribución de las galerías es invariable. Veinte anaqueles, a cinco largos anaqueles por lado, cubren todos los lados menos dos; su altura, que es la de los pisos, excede apenas la de un bibliotecario normal. Una de las caras libres da a un angosto zaguán, que desemboca en otra galería, idéntica a la primera y a todas. A izquierda y a derecha del zaguán hay dos gabinetes minúsculos. Uno permite dormir de pie; otro, satisfacer las necesidades finales. Por ahí pasa la escalera espiral, que se abisma y se eleva hacia lo remoto. En el zaguán hay un espejo, que fielmente duplica las apariencias. Los hombres suelen inferir de ese espejo que la Biblioteca no es infinita (si lo fuera realmente ¿a qué esa duplicación ilusoria?); yo prefiero soñar que las superficies bruñidas figuran y prometen el infinito… La luz procede de unas frutas esféricas que llevan el nombre de lámparas. Hay dos en cada hexágono; transversales. La luz que emiten es insuficiente, incesante. (más…)

Read Full Post »